Cazar o pasar hambre

Reportaje realizado para la asignatura Periodismo Científico y Medioambiental. También disponible aquí

La caza excesiva está socavando la diversidad biológica de los bosques tropicales a un ritmo alarmante. Pero las especies autóctonas dan de comer a miles de personas. El mundo se enfrenta al desafío de conservar la naturaleza y evitar una catástrofe alimentaria en zonas de alto crecimiento demográfico.

Unos 500 millones de mamíferos son consumidos cada año en la cuenca del Congo en África. Son cuatro millones de toneladas que no parecen suficientes para saciar el hambre en las zonas tropicales. La caza de mamíferos silvestres supone el sustento de miles de personas, pero es también un peligro para la diversidad biológica. La creciente presión cinegética podría aniquilar a decenas de especies. No solo la pérdida de diversidad se consideraría irreparable, sino que su desaparición podría condenar a varias regiones al hambre. Por otro lado, si se mantiene el número de capturas actual, las especies se verán igualmente abocadas a la extinción. Nos encontramos ante un problema biológico y a la vez político, puesto que afecta a la suficiencia alimentaria del futuro.

Sigue leyendo

Definición

Una de las mejores definiciones de periodismo. Por Enric González. En la página 295 de Todas las historias y un epílogo (RBA, 2011)

Al término de la jornada, después de preguntar muchas veces por qué, yo seguía sin comprender. Idoya y Julio, en cambio, se habían limitado a conversar, a meterse en las calles, a palpar el ambiente, y tenían un montón de anécdotas y de testimonios interesantes o graciosos. Esa es una lección que se olvida con frecuencia: no intentes comprender, no deduzcas, no interpretes: eso lo puede hacer cualquiera a una oficina a mil kilómetros de distancia. Da igual que la situación te resulte ininteligible. Cuenta lo que ves, lo cercano, lo comprobable. Ya está. 

No he podido subrayarlo porque el libro no es mío, pero es, sin duda alguna, una frase para grabarse a fuego. 

La lectura como acto revolucionario

Junot Díaz es un escritor dominicano que vive desde hace más de 30 años en Estados Unidos. Habla español pero escribe en inglés. Su libro La maravillosa vida breve de Óscar Wao obtuvo el premio Pulitzer en 2007. Ahora vuelve a publicar una nueva Así es como la pierdes, que saldrá a la venta en breve.

Díaz concedió hace dos días una entrevista a El País donde soltó perlas tan inteligentes como estas:

Cada joven es un objetivo ambulante sobre el que las corporaciones se lanzan despiadadamente a fin de asegurarse que no les queda un solo momento libre. Para cada instante de ocio hay un artilugio de consumo al que son adictos. Los jóvenes son consumidores a quienes no se deja en paz un solo instante. ¿Cómo van a desarrollar la capacidad necesaria para disfrutar el arte con la tranquilidad que exige la contemplación estética cuando los están bombardeando con productos edulcorados de bajísimo valor nutritivo, entretenimiento basura?

Piénselo bien: cada vez que un joven abre un libro es tiempo que pasa sin pulsar botones, sin entrar en Facebook, sin pedir papel higiénico por Amazon. Si a una chica o a un chico les da por leer poesía, se salen de la cadena de producción de dinero y obtención de beneficios. A las corporaciones les resulta insoportable la idea de que nadie le dedique a una novela las 20 o 30 horas que exige su lectura. Las multinacionales han secuestrado la imaginación de los jóvenes y no les van a dejar volver a la lectura. No. Fucking. Way.

Nunca se había expresado tan bien el panorama editorial actual. La gente no lee. Los jóvenes no leen. Leer se ha convertido en algo aburrido, lento, que no acompaña al mundo moderno con la rapidez suficiente. Por eso ahora que tanto se habla de revoluciones, de rebelarse, de cambiarlo todo, podríamos decir que leer es algo revolucionario. Un acto de rebelión. Cuando alguien abre un libro de Dickens, Amazon deja de ganar dinero. Cuando un niño lee alguno de los cuentos de los hermanos Grimm, Disney Channel tiene pérdidas. Cuando un adolescente se sumerge en la lectura de El guardián entre el centeno, los ingresos de Facebook se resienten.

Leer es más que pasar un rato divertido en un mundo que otro ha creado para ti. Es una acto de agitación. Los libros sacuden tu mente y le quitan el polvo que las corporaciones y la televisión nos ponen encima. Por eso hay que leer. Si queremos cambiar la sociedad y el sistema, ¿cómo vamos a hacerlo sin leer?

perspectiveFoto: The Paris Review

Una gran alternativa

Muchos son los que se quejan del actual estado de los medios de comunicación. Dicen que han abandonado la investigación, tratando solamente temas banales para no molestar a nadie. Dicen también que han dejado de lado los grandes géneros: el reportaje y la crónica. Y también dicen que esto es por culpa de Internet.

Cada uno tiene una opinión propia sobre el tema y puede que tengan razón aquellos que creen que Internet es el origen de todos los problemas del periodismo. Puede que sea así. Pero también puede ser que se use Internet para hacer buen periodismo. Y he aquí la prueba:

La revista digital FronteraD acaba de lanzar un crowdfunding para elaborar un reportaje sobre las actuaciones de las multinacionales españolas en América Latina. Como ya saben, el buen periodismo cuesta dinero y la publicidad en la Red aún no es muy rentable y menos para investigar. Por eso es necesario es apoyarlo, aunque sea con una pequeña contribución.

Es la oportunidad perfecta para que aquellos que defienden ardientemente Internet como nueva herramienta para el periodismo lo apoyen. Y para que aquellos que reniegan de él y lo consideran el origen de todos los problemas que sufre la profesión cambien de idea y se sumen también. Por tan solo 5 euros puedes conocer cómo es la situación de millones de ciudadanos latinoamericanos y su relación con grandes multinacionales españolas, un asunto interesante y que los medios tradicionales obvian por temor a perder anunciantes.

Así que adelante. No os perdáis una gran historia.

Aquí información para conocer a la autora del proyecto Nazaret Castro. Aquí para acceder a FronteraD, la revista digital para las inmensas minorías que dirige Alfonso Armada. Y aquí unas cuantas razones más para participar.

Cómo salvar los periódicos

La prensa, o más concretamente el periodismo, está viviendo la peor crisis de su historia. Y eso podemos observarlo casi a diario ya que los despidos y las pérdidas económicas son el pan de cada día en los medios. Sin embargo, entre tanta precariedad y pesimismo siempre hay una luz al final del túnel y un futuro para los periódicos. Solo tienen que encontrarlo.

Un buen ejemplo es el de Business Insider, un diario digital especializado en información financiera, negocios, política, tecnología y demás. Es un sitio completamente digital que, con solo 5 años de antigüedad, cuenta con 23 millones de visitantes únicos al mes (y subiendo). Cuando comenzaron tenían mil visitantes al día. Ahora tienen alrededor de un millón. Un completo éxito. ¿Cómo lo han conseguido? Lo explican aquí en una presentación con diapositivas que son bastante ilustrativas sobre cómo hacer periodismo digital que resulte rentable. Estos son sus secretos:

– La clave para triunfar en esta era digital es producir buen contenido digital. No buen contenido para la edición impresa y después volcarlo en la web, sino buenas historias producidas única y exclusivamente para la edición digital. Esto no es nada nuevo pues es lo que se ha hecho siempre: buen periodismo con textos interesantes para la audiencia.

Lo social no lo es todo. Business Insider es una mezcla entre lectores fieles que acuden a su sitio directamente, lectores que encuentran sus historias en las redes sociales, lectores que llegan a sus historias mediante búsquedas y lectores a los que les llegan mediante emails, RSS u otros canales. Un medio de comunicación debe tener unas buenas redes sociales que den salida al contenido, aunque no pueden limitarse  únicamente a Facebook y Twitter. Hay muchas más vías para llegar a los lectores.

Alrededor del 30% del tráfico del sitio proviene de dispositivos móviles (smartphones y tabletas), pero esto no significa que lo móvil sea lo primero. Los lectores prefieren leer en pantallas grandes, aunque también les gusta hacerlo en medianas y pequeñas. Por eso la estrategia que siguen es en vez de lo móvil primero, “lo móvil también“. Es decir, producen contenido para los dispositivos móviles, pero no descuidan la web para los ordenadores y portátiles.

Una redacción digital no puede mantener el negocio impreso (se ha dado el caso inverso durante mucho tiempo pero eso está empezando a decaer) pero una redacción digital puede mantenerse a sí misma. Todo pasa por aprovechar al máximo los recursos y minimizar los costes. Se han acabado las redacciones con miles de periodistas. Las redacciones futuras contarán con poco personal pero con miles de lectores.

La redacción exclusivamente digital de Business Insider es bastante más productiva que las redacciones híbridas entre papel, web o audiovisuales. Ellos solo tienen periodistas que producen contenido digital, en vez de redactores que producen contenido para papel, para la web y para la televisión o radio. Así pueden dedicarse completamente a sus lectores digitales.

Los medios digitales están comenzando. Aún no tienen una estructura definida y no son muy potentes, pero todas los nuevos medios necesitan un periodo de construcción. Pronostican que en diez o veinte años los medios digitales tendrán cientos de miles de lectores, pero también contarán con cientos de miles de empleados y una gran cantidad de beneficios.

Y para finalizar otro artículo sobre diferentes tendencias que pueden seguir los medios este año. Nombres como micropublishing, subscriptionalization o micropayments tendrán que buscar equivalencias en español. Y ante estas estrategias es preciso preguntarse: ¿Qué pasa con los medios españoles? ¿Por qué no innovan? ¿Solo saben recortar personal y lamentarse por la situación? Veremos a ver qué pasa. 2013 se presenta como un año interesante para los medios.